• Narrow screen resolution
  • Wide screen resolution
  • Increase font size
  • Decrease font size
  • Default font size
  • default color
  • green color
  • blue color
Usted esta en: Indice de publicaciones arrow Mayo 2012 - Revista n.º 16 arrow Otros Artículos arrow LA EVALUACIÓN OBJETIVA DEL ALUMNADO DE PRIMARIA Y SECUNDARIA
martes, 29 de julio de 2014
LA EVALUACIÓN OBJETIVA DEL ALUMNADO DE PRIMARIA Y SECUNDARIA Imprimir E-Mail
escrito por Ignacio Polo Martínez   

LA EVALUACIÓN OBJETIVA DEL ALUMNADO DE PRIMARIA Y SECUNDARIA

Orientaciones para la concreción de los elementos normativos asociados a la evaluación y que están atribuidos a la autonomía docente.

 Ignacio Polo Martínez
Inspector de Educación del Gobierno de Aragón
Asesor Técnico del MEC-CNIIE para la evaluación y acreditación de las Competencias Básicas.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
 Objetivo general del documento

Proporcionar a los centros educativos una herramienta de autoevaluación de sus programaciones didácticas y de aula, y más concretamente, de aquellos aspectos referidos a la evaluación no concretados por la normativa.

Palabras clave

Criterios de Evaluación, Mínimos Exigibles, Procedimientos, Instrumentos de Evaluación, Criterios de Calificación, Evaluación Objetiva.

 

Índice

Justificación. 4

Marco normativo de referencia para la evaluación. 6

Aspectos que debe contemplar una programación didáctica. 8

Los Criterios de evaluación. 10

Los contenidos y criterios de evaluación mínimos exigibles para superar cada materia. 12

Los procedimientos e instrumentos de evaluación. 16

Los criterios de calificación que se vayan a aplicar. 19

Publicitación de los aspectos referidos a la evaluación. 21

 

Justificación

El docente cree saber perfectamente qué calificación tiene un alumno/a, sin embargo, en ocasiones aquello de lo que se está evaluando al alumnado dista significativamente de lo que marca preceptivamente el currículo.

Si bien la Ley Orgánica 2/2006 de 3 de mayo (BOE 4/05/06), de Educación, en su artículo 6, define como currículo el conjunto de objetivos, competencias básicas, contenidos, métodos pedagógicos y criterios de evaluación, estos últimos han ido quedando progresivamente relegados a un segundo o tercer plano en la planificación de la enseñanza.

Esta circunstancia ha conllevado que la evaluación del alumnado haya perdido en algunos casos su preceptiva objetividad. Así, todos aquellos aspectos relacionados directamente con la evaluación del alumnado desde los criterios de evaluación (contenidos y criterios de evaluación mínimos exigibles, criterios de calificación y procedimientos e instrumentos de evaluación), o indirectamente (medidas de atención a la diversidad, metodología, adecuación de apoyos, refuerzos, recuperaciones, etc), quedan desvirtuadas por el simple hecho de perder la referencia normativa del primer nivel de concreción (RD de Enseñanzas Mínimas o la Orden que regula el Currículo en cada Comunidad Autónoma).

Habitualmente se ha comenzado a descender en la concreción del currículo desde los objetivos del área-materia. Estos objetivos son de Etapa. A partir de aquí se comienza una escalera de concreciones a través de los llamados objetivos didácticos que en ocasiones provocan una desvirtualización de los requerimientos de los criterios de evaluación del currículo oficial.

En este documento se intenta poner en valor los criterios de evaluación (y sus preceptivas concreciones), como pieza fundamental de la programación de la docencia del profesorado actual.

Este documento pretende presentar a los centros educativos una herramienta de autoevaluación de sus programaciones didácticas y de aula, y más concretamente, de aquellos aspectos referidos a la evaluación (desde los criterios de evaluación).

Partiendo de la normativa que a continuación se referencia, se pretende asesorar, orientar e informar, sobre aquellos aspectos que la norma no concreta y delega en el docente su concreción (sin obviar las funciones atribuidas a los órganos de coordinación). En concreto, se pretende explicitar y precisar qué conlleva el “nivel 2 o nivel correcto” en cada aspecto analizado.

A continuación se expone la escala para la evaluación de la adecuación de los diferentes aspectos referidos a la evaluación en las programaciones didácticas. Se parte de la premisa de que existe programación. En caso de no ser así, el nivel de la escala podría ser clasificado como un “-1”. El motivo de este documento no es asesorar sobre esta ausencia, pues es obvio el primer paso que tiene que acometer la Jefatura de Departamento y la Dirección de un Centro que se encuentre en esta casuística (ver Reglamento Orgánico de los Institutos de Educación Secundaria en su artículo 68, y la Orden de 22 de agosto de 2002 para Infantil-Primaria en su artículo 49).

 

polo1.jpg 

 

La escala de valoración no se agota con el nivel 2. La Inspección Educativa tiene previstos niveles de evaluación más exhaustivos en cada uno de los apartados referidos en este documento. Sin embargo, en esta primera fase se prioriza (1) la presencia de la normativa vigente, (2) su concreción por parte del docente, y (3) la vinculación entre los diferentes elementos asociados a la evaluación y no concretados en norma (mínimos exigibles, procedimientos, instrumentos, y criterios de calificación), con los criterios de evaluación del currículo oficial.

Las ejemplificaciones que se plantean en este documento nacen de (1) aportaciones del autor de este documento, (2) documentos publicados en la web de Centros educativos de otras Comunidades Autónomas diferentes a la del autor, (3) el trabajo desarrollado por los Centros Educativos de la Zona del Bajo Cinca en la Provincia de Huesca, y (4) el Programa Territorial COMBAS (Atlántida, Proyecto (2010). Estrategias de cambio para mejorar el currículo escolar. Ministerio de Educación. Madrid (IFIIE)).

Marco normativo de referencia para la evaluación.

LEY ORGÁNICA 2/2006, de 3 de mayo, de Educación.

El título VI se dedica a la evaluación del sistema educativo, que se considera un elemento fundamental para la mejora de la educación y el aumento de la transparencia del sistema educativo. La importancia concedida a la evaluación se pone de manifiesto en el tratamiento de los distintos ámbitos en que debe aplicarse:  los procesos de aprendizaje de los alumnos, la actividad del profesorado, los procesos educativos, la función directiva, el funcionamiento de los centros docentes, la inspección y las propias Administraciones educativas.

En el título VII se encomienda a la inspección educativa el apoyo a la elaboración de los proyectos educativos y la autoevaluación de los centros escolares, como pieza clave para la mejora del sistema educativo.

DECRETO 211/2000, de 5 de diciembre, del Gobierno de Aragón, por el que se regula la organización y funcionamiento de la Inspección de Educación y se establece el sistema de acceso y provisión de puestos de trabajo en el Cuerpo de Inspectores de Educación en la Comunidad Autónoma de Aragón (Titulo I-Inspección de Educación),

“Artículo 1. Ámbito y fines.

1. El Departamento de Educación y Ciencia de la Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón, en el ejercicio de sus competencias de supervisión del sistema educativo, ejercerá la inspección sobre todos los centros, servicios, programas y actividades, tanto públicos como privados, que lo integran en sus niveles no universitarios.

2. La supervisión e inspección tendrá como fines:

a) Asegurar el cumplimiento de las leyes y demás disposiciones vigentes.

b) Garantizar los derechos y la observancia de los deberes de cuantos participan en los procesos educativos.

c) Contribuir a la mejora del sistema educativo y a la calidad de la enseñanza.

3. Corresponde a la Inspección de Educación la supervisión, el asesoramiento, la evaluación y el control de los citados centros, servicios, programas y actividades”.

Son también de aplicación el artículo 2 y 3 del presente Decreto.

PRIMARIA:

  • ORDEN de 26 de noviembre de 2007, del Departamento de Educación, Cultura y Deporte, sobre la evaluación en Educación primaria en los centros docentes de la Comunidad autónoma de Aragón. BOA 3/12/07
  • ORDEN de 28 de agosto de 1995, por la que se regula el procedimiento para garantizar el derecho de los alumnos de Educación Secundaria Obligatoria y de Bachillerato a que su rendimiento escolar sea evaluado conforme a criterios objetivos. BOE 20/09/95
  • ORDEN de 9 de mayo de 2007, del Departamento de Educación, Cultura y Deporte, por la que se aprueba el currículo de la Educación primaria y se autoriza su aplicación en los centros docentes de la Comunidad Autónoma de Aragón. BOA 1/06/0
  • REAL DECRETO 82/1996, de 26 de enero, por el que se aprueba el Reglamento Orgánico de las escuelas de Educación Infantil y de los centros de Educación Primaria. BOE 20/02/96 (Artículo 31).
  • DECRETO 73/2011, de 22 de marzo, del Gobierno de Aragón, por el que se establece la Carta de derechos y deberes de los miembros de la comunidad educativa y las bases de las normas de convivencia en los centros educativos no universitarios de la Comunidad Autónoma de Aragón.

SECUNDARIA

  • ORDEN de 26 de noviembre de 2007, del Departamento de Educación, Cultura y Deporte, sobre la evaluación en Educación secundaria obligatoria en los centros docentes de la Comunidad autónoma de Aragón.
  • ORDEN de 3 de febrero de 2012, de la Consejera de Educación, Universidad, Cultura y Deporte por la que se modifica la Orden de 26 de noviembre de 2007, sobre la evaluación en Educación Secundaria Obligatoria en los centros docentes de la Comunidad Autónoma de Aragón.
  • ORDEN de 28 de agosto de 1995, por la que se regula el procedimiento para garantizar el derecho de los alumnos de Educación Secundaria Obligatoria y de Bachillerato a que su rendimiento escolar sea evaluado conforme a criterios objetivos. BOE 20/09/95
  • ORDEN de 9 de mayo de 2007, del Departamento de Educación, Cultura y Deporte, por la que se aprueba el currículo de la Educación secundaria obligatoria y se autoriza su aplicación en los centros docentes de la Comunidad Autónoma de Aragón. BOA 1/06/07
  • REAL DECRETO 83/1996, de 26 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento Orgánico de los Institutos de Educación Secundaria. BOE 22/02/96 (Artículo 30).
  • DECRETO 73/2011, de 22 de marzo, del Gobierno de Aragón, por el que se establece la Carta de derechos y deberes de los miembros de la comunidad educativa y las bases de las normas de convivencia en los centros educativos no universitarios de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Aspectos que debe contemplar una programación didáctica.

Orden de 9 de mayo de 2007 (Artículo 20. Programaciones didácticas Primaria):

1. Los equipos didácticos de ciclo de los centros educativos o, en su caso, el órgano de coordinación didáctica que corresponda, tomando como referencia el Proyecto curricular de etapa, desarrollarán el currículo establecido en la presente Orden mediante la programación didáctica del ciclo. Se considerarán los principios metodológicos generales establecidos en esta Orden, la contribución al desarrollo de las competencias básicas, la educación en valores democráticos y la globalización de la enseñanza.

2. La Programación didáctica es el instrumento de planificación curricular específico para cada ciclo.

3. Las programaciones didácticas de cada ciclo incluirán, necesariamente, los siguientes aspectos:

 

polo2.jpg 

 

4. El profesorado desarrollará su actividad docente conforme a lo establecido en el Proyecto curricular de etapa y en la Programación didáctica. Corresponde a cada maestro, en coordinación con el equipo docente del grupo, la adecuación de dichas programaciones, mediante unidades didácticas o proyectos, a las características específicas de los alumnos que le hayan sido encomendados.

Orden de 9 de mayo de 2007 (Artículo 26. Programaciones didácticas Secundaria):

1. Los distintos departamentos de coordinación didáctica, u órganos docentes que correspondan, tomando como referencia el Proyecto curricular de etapa, desarrollarán el currículo establecido en la presente Orden mediante las programaciones didácticas de cada una de las materias. Se considerarán los principios metodológicos generales establecidos en esta Orden, la contribución a la adquisición de las competencias básicas y la educación en valores democráticos.

2. Las programaciones didácticas son los instrumentos de planificación curricular específicos para cada materia. Corresponde al profesorado la adecuación de dichas programaciones a las características específicas del alumnado que le haya sido encomendado.

3. Las programaciones didácticas de los departamentos incluirán, necesariamente, los siguientes aspectos para cada una de las materias:

 

polo3.jpg 

 

4. El profesorado desarrollará su actividad docente conforme a lo establecido en el Proyecto curricular de etapa y en las programaciones didácticas de los departamentos a los que pertenezca., mediante su adecuación, a través de unidades didácticas o proyectos, a las características de los alumnos de cada grupo.

5. La programación de los ámbitos en los que se organicen las materias específicas de los Programas de diversificación, Programas de aprendizaje básico, Programas de cualificación profesional inicial u otros programas específicos será elaborada de forma conjunta por los departamentos u órganos de coordinación didáctica implicados y los servicios de orientación.

 

polo4_1.jpg 

 

Los Criterios de evaluación.

LOE 2/2006 de 3 de mayo (CAPÍTULO III- Artículo 6(1). Currículo.

“…se entiende por currículo el conjunto de objetivos, competencias básicas, contenidos, métodos pedagógicos y criterios de evaluación de cada una de las enseñanzas reguladas en la presente Ley”.

La ORDEN de 9 de mayo de 2007 define los Criterios de evaluación como:

“Los criterios de evaluación, que constan de un enunciado y una breve explicación, establecen el tipo y grado de aprendizaje que se espera que los alumnos hayan alcanzado al final de cada curso, con referencia a los objetivos y contenidos de cada materia y a la adquisición de las competencias básicas. Constituyen normas explícitas de referencia, criterios orientadores que serán desglosados y concretados por el profesorado en las programaciones didácticas”.

La ORDEN de 9 de mayo de 2007 (IV. EVALUACION, PROMOCION Y TITULACION-Artículo 20. Evaluación de los aprendizajes y del proceso de enseñanza, y la ORDEN de 26 de noviembre de 2007 (Artículo 2.2), dicen:

Los criterios de evaluación de las materias serán referente fundamental para valorar tanto el grado de adquisición de las competencias básicas como el de consecución de los objetivos”.

ORDEN de 26 de noviembre de 2007: Artículo 2.2: “…Los criterios de evaluación deberán concretarse en las programaciones didácticas

 

polo5.jpg 

 

Existe un empeño por parte de algunos docentes en querer concretar los Objetivos Generales de Etapa (área-materia), hasta llegar a cada Unidad Didáctica. Hay que tener en cuenta que dichos Objetivos están planteados a 4 años vista (Secundaria), o a 6 años vista (Primaria). Este hecho hace difícil su concreción a una Unidad Didáctica de un curso en concreto. Este proceso de concreción suele conllevar una desvirtuación de los criterios de evaluación curriculares. Esta situación podría conllevar que el alumnado pudiera estar siendo evaluado en función de criterios no curriculares.

Como ya se ha comentado, a la hora de programar, la Administración dentro del primer nivel de concreción curricular, propone unos referentes a más corto plazo que los objetivos de etapa para una materia o área. Esos referentes son los criterios de evaluación.

Cualquier docente debería conocer, fruto de su formación inicial, que los objetivos se redactan con un verbo en infinitivo. Todos los criterios de evaluación de las diferentes etapas educativas comienzan también su redacción con un verbo en infinitivo. Realmente los criterios de evaluación pueden ser considerados como objetivos de nivel o ciclo. Ese debiera ser el referente y detonante en el inicio de cualquier programación didáctica. Es, por lo tanto, el que determinará el proceso de enseñanza-aprendizaje que se proponga al alumnado.

No quiere decir esto que no haya que referenciar el objetivo de etapa de la materia o área. Se debe referenciar, y además visualizar su relación con el Criterio de Evaluación. Sin embargo, la referencia más cercana y vinculante para el desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje debiera ser el Criterio de Evaluación.

Dicho de forma clara, toda Unidad didáctica-Proyecto debiera comenzar su diseño haciendo referencia al Criterio o Criterios de Evaluación que pretende contribuir a alcanzar.

Los Criterios de Evaluación, como referente para la evaluación objetiva, y su concreción en Indicadores determinarán el proceso de enseñanza-aprendizaje que se proponga al alumnado (Tabla 1).

 

polo6.jpg 
polo7.jpg 

 

polo8.jpg 

Los contenidos y criterios de evaluación mínimos exigibles para superar cada materia.

ORDEN de 26 de noviembre de 2007:

Artículo 2.2: “…Los criterios de evaluación deberán concretarse en las programaciones didácticas, donde también se expresarán de manera explícita y precisa los mínimos exigibles para superar las correspondientes materias, así como los criterios de calificación y los instrumentos de evaluación que aplicará el profesorado en su práctica docente”.

Los mínimos exigibles deben ser precisos y explícitos. Pueden ser considerados como los "aprendizajes imprescindibles" que debe adquirir un alumno/a para superar una unidad didáctica, evaluación o curso. En ningún caso deben identificarse con la "simpleza" de "sacar un 5 o Suficiente". Es necesario identificar claramente los comportamientos (saberes y/o saberes aplicados), que el alumnado debe adquirir como mínimo para aprobar cada U.D. y el conjunto de la evaluación.

Esos “saberes-saberes aplicados” deben estar vinculados a los Criterios de evaluación del currículo y los bloques de contenidos. El docente, en la labor de concreción de los Criterios de evaluación y su vinculación con algunos de los elementos descritos en los bloques de contenidos, fijará y publicitará el mínimo exigible para superar la materia.

El docente deberá tener en cuenta todos los Criterios de evaluación. Por lo tanto, no puede haber un criterio sin su correspondiente Mínimo Exigible. Sin embargo, no tienen porqué tener en cuenta todos los aspectos reflejados en los bloques de contenidos. Hay que recordar que el referente para evaluar al alumnado es el Criterio de Evaluación. Los contenidos deben ser considerados como un medio y no un fin en sí mismos.

La definición precisa y explícita de los mínimos exigibles adquiere gran importancia en el diseño de los procesos de apoyo refuerzo y recuperación al alumnado. Si el docente, y especialmente el alumnado, no conocen los mínimos exigibles difícilmente podrán definir un proceso de recuperación adaptado a las necesidades y carencias precisas y explícitas del alumnado. Más aún, el diseño de las pruebas extraordinarias debiera hacerse teniendo como referente fundamental los mínimos exigibles (de curso o de cada una de las evaluaciones).

La prueba extraordinaria podría calificarse con una nota superior al  “5”, siempre y cuando se garantice la evaluación objetiva del alumnado que ha obtenido una calificación media superior al “5” sin necesidad de ir a la prueba extraordinaria. Es decir, teniendo en cuenta que cada décima superior al “5” debe plantearse en el concepto de superación de todo un curso o de una evaluación, la prueba debería ser lo suficientemente exigente como para que dicha décima, superior al “5”, sea representativa de ese espacio temporal (un curso completo o evaluación), y del nivel de exigencia planteado para lograr esa décima en la evaluación ordinaria. Sólo así se estará garantizando una evaluación objetiva de todo el alumnado. La Inspección de Educación recomienda que la prueba extraordinaria sea una prueba de mínimos cuya calificación máxima sea “5”, ya que de no realizarse este planteamiento podría verse a la prueba extraordinaria como una salida "facilitada" para no sólo aprobar una materia, sino también, para sacar "nota" (notable o sobresaliente).

A la hora de plasmarlos en la programación NO debiera caerse en el error de definir en apartados diferentes y sin ningún tipo de vinculación (1) Criterios de evaluación mínimos, y (2) contenidos mínimos. La Inspección de Educación, a través de la sucesiva supervisión de programaciones, ha podido comprobar que la no vinculación de ambos aspectos puede conllevar la definición de “contenidos mínimos”  sin referente, es decir, sin criterio de evaluación. Esta situación sería posible debido a que, si bien todos los criterios de evaluación refieren a contenidos curriculares, sin embargo, no todos los aspectos enumerados en cada uno de los bloques de contenidos están relacionados con alguno de los criterios de evaluación.

 

polo8.jpg 

En una fase más exhaustiva de análisis de los contenidos y criterios de evaluación mínimos exigibles, se debería comprobar la adecuación entre la vinculación del criterio de evaluación y el contenido seleccionado por el docente. Igualmente se debiera comprobar el grado de precisión del mínimo exigible.

Una posibilidad de plasmar esta información en la programación sería a través de la tabla 2. 

polo10.jpg 

Los procedimientos e instrumentos de evaluación.

a.            Procedimientos:

Según la Real Academia Española (Diccionario de la Lengua Española - Vigésima segunda edición), se define como Procedimiento (2): Método de ejecutar algunas cosas.

La ORDEN de 26 de noviembre de 2007 (SEC.), dice:

  • En su artículo 3 (2): “El carácter continuo de la evaluación y la utilización de técnicas, procedimientos e instrumentos diversos para llevarla a cabo deberán permitir la constatación de los progresos realizados por cada alumno, teniendo en cuenta su particular situación inicial y atendiendo a la diversidad de capacidades, actitudes, ritmos y estilos de aprendizaje”.
  • En su Artículo 12 (4): “Los procedimientos de evaluación, su naturaleza, aplicación y criterios de corrección deberán ser conocidos por el alumnado al comienzo de cada curso escolar”.
  • En su artículo 20(3): “… Los departamentos didácticos, o los órganos de coordinación didáctica que correspondan, informarán al comienzo del período lectivo sobre los contenidos y criterios de evaluación mínimos exigibles para la superación de las diferentes materias de él dependientes, los procedimientos de recuperación y de apoyo previstos y los criterios de calificación aplicables.

A partir de estas evidencias parece claro que el concepto de Procedimiento tiene identidad propia y diferenciada de los Instrumentos de evaluación y los criterios de calificación.

El docente en su programación debería describir el MÉTODO que va a utilizar para evaluar a su alumnado y el método que pretende implementar para llevar a cabo los apoyos, refuerzos y recuperaciones.

Evidentemente el Procedimiento que se estipule deberá ir en consonancia con la normativa curricular, las concreciones metodológicas, las medidas de atención a la diversidad, los instrumentos y los criterios de calificación planteados dentro de la propia programación didáctica.

b.            Instrumentos:

ORDEN de 28 de agosto de 1995 (Cuarto):

1.            Los Profesores facilitarán a los alumnos o a sus padres o tutores las informaciones que se deriven de los instrumentos de evaluación utilizados para realizar las valoraciones del proceso de aprendizaje. Cuando la valoración se base en pruebas, ejercicios o trabajos escritos, los alumnos tendrán acceso a éstos, revisándolos con el Profesor.

2.            A los efectos de lo establecido en la presente Orden se entiende por instrumentos de evaluación todos aquellos documentos o registros utilizados por el profesorado para la observación sistemática y el seguimiento del proceso de aprendizaje del alumno.

3.            Los instrumentos de evaluación, en tanto que las informaciones que contienen justifican los acuerdos y decisiones adoptados respecto a un alumno, deberán ser conservados, al menos, hasta tres meses después de adoptadas las decisiones y formuladas

En la programación didáctica se debería encontrar en este apartado una relación secuenciada de todos los instrumentos de evaluación que, dentro del procedimiento establecido, van a permitir evaluar al alumnado.

No se trata de que adjunten copia de todos ellos. Esto podría aparecer en un apartado de anexos. Sin embargo, sí que será necesaria una exposición de aquellos que se pretenden llevar a cabo.

Una posible estructura de exposición de este apartado en la Programación didáctica sería (tabla 3): 

polo11.jpg 

  Imagen 1. Relación coherente entre Procedimiento-Instrumento-Criterio de Evaluación- Criterios de Calificación. Además, en este caso, y como mejora al nivel “2”, aparece la referencia al Mínimo Exigible definido previamente en la programación. 

polo13.jpg 

 

Los criterios de calificación que se vayan a aplicar.

ORDEN de 26 de noviembre de 2007 (Artículo 20 (3). La objetividad de la evaluación)

“Con el fin de garantizar el derecho del alumnado a que su rendimiento escolar sea valorado conforme a criterios de plena objetividad, deberán hacerse públicos los criterios generales que se hayan aplicado para la evaluación de los aprendizajes, promoción y titulación. Los departamentos didácticos, o los órganos de coordinación didáctica que correspondan, informarán al comienzo del período lectivo sobre los contenidos y criterios de evaluación mínimos exigibles para la superación de las diferentes materias de él dependientes, los procedimientos de recuperación y de apoyo previstos y los criterios de calificación aplicables”.

En la Programación didáctica debiera poderse reflejar este apartado referido a los Instrumentos de evaluación que se van a utilizar. De esta forma, el docente explicitaría el valor que un determinado Instrumento tiene respecto a los utilizados en la evaluación (o en su caso, el curso).

Dentro de una supervisión más exhaustiva, se podría llegar a revisar la coherencia interna de cada Instrumento de evaluación. Así, el propio Instrumento tendría también sus propios criterios de calificación INTERNOS. Es decir, un Instrumento “A” puede tener un valor relativo del 20% respecto al total de Instrumentos que contribuyen a la calificación de la 1ª evaluación. Ese Instrumento “A”, a nivel interno, y dentro de sus criterios de calificación-corrección del Instrumento, deberá explicitar el valor que tiene cada uno de sus indicadores-pregunta(s) que se presentan al alumnado. Incluso dentro de cada pregunta se debiera llegar a concretar cuándo el alumnado tiene la puntuación completa de esa pregunta o cuando parte de dicha puntuación. Este tipo de concreciones máximas de la calificación se suele realizar a través de rúbricas. En este mismo nivel de supervisión, se debería evidenciar en cada Instrumento la posible aparición precisa y explícita del mínimo exigible.

Aprovechando la tabla utilizada para los Procedimientos-Instrumentos de evaluación, y añadiendo tan sólo una columna, se podría detallar en este apartado los Criterios de Calificación asociados a cada Instrumento y por evaluaciones (tabla 4).

 

polo13_2.jpg 

 

Publicitación de los aspectos referidos a la evaluación.

Decreto 73/2011 Artículo 7. A ser valorado con objetividad.

1. Los alumnos tienen derecho a que su dedicación, esfuerzo y rendimiento escolar sean reconocidos y evaluados con objetividad.

2. Con el fin de garantizar el derecho a la evaluación con criterios objetivos, los centros deberán hacer públicos los criterios generales que se van a aplicar para la evaluación de los aprendizajes y la promoción del alumnado.

ORDEN de 28 de agosto de 1995 (Tercero)

1. Con el fin de garantizar el derecho que asiste a los alumnos a ser evaluados conforme a criterios de plena objetividad, deberán hacerse públicos los criterios generales sobre evaluación de los aprendizajes y promoción de los alumnos que se aplicarán en los centros, con especial referencia, en el caso de la Educación Secundaria Obligatoria, a los criterios fijados para la obtención del título de Graduado en Educación Secundaria.

2. Asimismo, al comienzo del curso escolar, el Jefe de cada departamento didáctico elaborará la información relativa a la programación didáctica que dará a conocer a los alumnos a través de los Profesores de las distintas áreas y materias asignadas al departamento. Esta información incluirá los objetivos, contenidos y criterios de evaluación del ciclo o curso respectivo para su área o materia, los mínimos exigibles para obtener una valoración positiva, los criterios de calificación, así como los procedimientos de evaluación del aprendizaje que se van a utilizar.

La ORDEN de 9 de mayo de 2007, en su apartado IV. EVALUACION, PROMOCION Y TITULACION (Artículo 20.7). Evaluación de los aprendizajes y del proceso de enseñanza)

“Con el fin de garantizar el derecho que asiste a los alumnos a que su rendimiento escolar sea valorado con criterios de plena objetividad, los centros darán a conocer los contenidos y criterios de evaluación mínimos exigibles para obtener una valoración positiva en las distintas materias que integran el currículo”.

ORDEN de 26 de noviembre de 2007 (Artículo 20.3- La objetividad de la evaluación)

“Con el fin de garantizar el derecho del alumnado a que su rendimiento escolar sea valorado conforme a criterios de plena objetividad, deberán hacerse públicos los criterios generales que se hayan aplicado para la evaluación de los aprendizajes, promoción y titulación. Los departamentos didácticos, o los órganos de coordinación didáctica que correspondan, informarán al comienzo del período lectivo sobre los contenidos y criterios de evaluación mínimos exigibles para la superación de las diferentes materias de él dependientes, los procedimientos de recuperación y de apoyo previstos y los criterios de calificación aplicables”.

Aunque no es motivo de un apartado específico de la Programación didáctica, sí que es, tal y como aparece reflejado en la normativa, requisito preceptivo dentro del procedo de evaluación. Es por ello que la Inspección de Educación requiere a los centros el cumplimiento coordinado de la publicitación de los aspectos que refiere la norma. Dicha publicitación debe partir de una actuación coordinada desde los órganos de coordinación docente del Centro (CCP).

 

polo15.jpg 

La Inspección de Educación recomienda que:

1.            La publicitación se realice, previa comprobación de la adecuación de los aspectos que refiere la norma (ORDEN de 28 de agosto de 1995, Tercero.2), y en especial aquellos que deben ser concretados por el docente (los mínimos exigibles para obtener una valoración positiva, los criterios de calificación, así como los procedimientos de evaluación del aprendizaje),  a través de la web del Centro en un apartado específico.

2.            En las Programaciones Didácticas se incluya la información que debe transmitirse a los alumnos y a sus familias.

 

Staff números 15 y 16

DIRECTORA:
MILAGROS MUÑOZ MARTÍN

Inspectora de Educación
Dirección de Area Territoria
de Madrid Sur

VICEDIRECTOR:
FERNANDO FACI LUCIA

Inspector coordinador regional
Dirección de la Inspección educativa
Gobierno de Aragón

 

CONSEJO DE REDACCIÓN:

FRANCISCO J CUADRADO MUÑOZ

Inspector de Educación
Delegación Provincial de Educación
de Córdoba

ISABEL PUEYO LOBERA
Directora escolar
Dirección de Área Territorial
de Madrid Sur 

CONSEJO CIENTÍFICO

de las revistas 14 en adelante:

SERAFÍN ANTÚNEZ
Catedrático del Departamento
de Didáctica y Organización de
la Universidad de Barcelona

Mª ANTONIA CASANOVA
Inspectora central del MEC 

JUAN MANUEL ESCUDERO MUÑOZ
Catedrático de Didáctica y
Organización Escolar de la
Universidad de Murcia

JOAQUÍN GAIRÍN SALLÁN
Catedráticode Didáctica y
Organización Escolar en la
UniversidadAutónoma de Barcelona (UAB)

ELÍAS RAMÍREZ AÍSA
Inspector de Educación en la
Comunidad de Madrid
Profesor Asociado en la UNED

SYLVIA SCHMELKES
Directora del Departamento de Educación.
Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

JOSÉ MARÍA VERA MUR
Inspector de Educación
de Lleida (Cataluña)

ANTONIO VIÑAO FRAGO
Catedrático de Historia
de la Educación de la
Universidad de Murcia

 

ISSN: 1885-0286