• Narrow screen resolution
  • Wide screen resolution
  • Increase font size
  • Decrease font size
  • Default font size
  • default color
  • green color
  • blue color
Usted esta en: Indice de publicaciones arrow Octubre 2010 - Revista n.º 13 arrow Libros arrow POR QUÉ NO SE DEBEN HACER JUICIOS DE VALOR EN LA SOCIOLOGÍA Y LA ECONOMÍA
lunes, 22 de diciembre de 2014
POR QUÉ NO SE DEBEN HACER JUICIOS DE VALOR EN LA SOCIOLOGÍA Y LA ECONOMÍA Imprimir E-Mail
escrito por Antonio Viñao Frago   

WEBER, Max: Por qué no se deben hacer juicios de valor en la  sociología y la economía. Madrid, Alianza Editorial, 2010, 177  páginas. ISBN: 978-84-206-4976-4. Edición, estudio preliminar, notas y  glosario de Joaquín Abellán.

Como se indica en la contracubierta del libro, "Por qué no se deben  hacer juicios de valor en la sociología y la economía" fue publicado  como artículo en 1917 por Max Weber (1864-1920) en la revista "Logos"  con el fin de dar cuenta y extraer las consecuencias derivadas de la  diferencia lógica existente entre el ámbito de la constatación o  explicación de los hechos y el de la valoración de los mismos.

En  este ensayo de 1917 Weber desarrolla un tema y unos puntos de vista  que ya había mantenido en anteriores ocasiones. Por ejemplo en el  ensayo de 1904 sobre "La 'objetividad' del conocimiento en la ciencia  social y en la política social" (véase la información bibliográfica de  la traducción y edición de dicho libro en el nº 43, de 2009, del  Boletín de Historia de la Educación, p. 169). Así mismo, volvería a  tratar el tema en "La ciencia como profesión", libro publicado en 1919  (información bibliográfica de la reciente traducción y edición en  español en el nº 43 de 2009 del mencionado Boletín, pp. 168-169).  Precisamente para responder a algunos de los malentendidos generados  por su defensa, en el primero de los textos citados, de que en la  ciencia social no tenían cabida los juicios de valor, en este aclara y  profundiza en la diferencia entre juicios de valor y relación con  los valores culturales (Wertbezeihung, concepto tomado de Rickert),  así como entre un juicio de valor y el análisis científico-empírico  de los juicios de valor (la cuestión clave: cómo analizar  científicamente sin hacer valoraciones los juicios de valor  subjetivos). Una distinción, esta última, que implica, a su juicio, el  análisis crítico de los conceptos utilizados y que Weber ejemplifica  llevando a cabo un análisis del concepto de progreso en su triple  sentido de avance o aumento de la complejidad social e intelectual,  avance o aumento de la racionalidad técnica de los medios que se  emplean para alcanzar un fin, y de que algo es más valioso, limitando  el análisis científico-social a los dos primeros. Como afirma Joaquín  Abellán en las consideraciones finales de su clarificador estudio  preliminar, para Weber la ciencia social, al hacer imputaciones  causales en la relación medios-fines realizadas con los criterios de  coherencia lógica y adecuación empírica, puede formular verdades  empíricas de validez objetiva. La validez de esta objetividad, no  obstante, está ligada al hecho de que no existen valores culturales  generales de validez intemporal, pues el conocimiento científico se  realiza sobre la base de la Wertbezeihung, lo cual significa que cada  época plantea nuevas preguntas al material histórico cuando cambian  los valores culturales dominantes, con lo que el trabajo científico se  desarrolla en un proceso continuo de reformulación de los conceptos  con los que pretendemos captar la realidad (p. 53). Aviso para  navegantes de Max Weber: cuando un historiador comienza a hacer juicios de valor suele interrumpirse casi sin excepción el rastreo a  fondo de las causas empíricas hasta el final, en detrimento de los  resultados científicos; cae entonces en el peligro, por ejemplo, de  explicar como consecuencia de un error o de un declive lo que  quizás eran consecuencias de los ideales de algunos agentes históricos  diferentes a los suyos, equivocando así su tarea más propia, que es  la comprender los fenómenos históricos (p. 134).
 

 Staff números 8 a 14

DIRECTORA:
MILAGROS MUÑOZ MARTÍN

Inspectora de Educación
Dirección de Area Territoria
de Madrid Sur

 

VICEDIRECTOR:
FERNANDO FACI LUCIA

Inspector de Educación
Servicio Provincial de Educación
de Zaragoza

 

CONSEJO DE REDACCIÓN:

FRANCISCO J CUADRADO MUÑOZ

Inspector de Educación
Delegación Provincial de Educación
de Córdoba


ISABEL PUEYO LOBERA
Directora escolar
Dirección de Área Territorial
de Madrid Sur

 

JAVIER LORENTE VILLAMAYOR
Inspector de Educación
Comunidad de Madrid

CONSEJO CIENTÍFICO

de las revistas 10 a 13:

SERAFÍN ANTÚNEZ
Catedrático del Departamento
de Didáctica y Organización de
la Universidad de Barcelona

Mª ANTONIA CASANOVA
Inspectora central del MEC 

JUAN MANUEL ESCUDERO MUÑOZ
Catedrático de Didáctica y
Organización Escolar de la
Universidad de Murcia

JOSÉ MANUEL ESTEVE
Catedrático de Teoría de la
Educación de la Universidad
de Málaga

ELÍAS RAMÍREZ AÍSA
Inspector de Educación en la
Comunidad de Madrid
Profesor Asociado en la UNED

SYLVIA SCHMELKES
Directora del Departamento de Educación.
Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

JOSÉ MARÍA VERA MUR
Inspector de Educación
de Lleida (Cataluña)

ANTONIO VIÑAO FRAGO
Catedrático de Historia
de la Educación de la
Universidad de Murcia

 

ISSN: 1885-0286